Formas de ayudar a una mamá primeriza

mama primerizaTodas las mamás hemos pasado por esa fase. Es una experiencia nueva e inigualable en la vida y es normal sentirse un poco desorientada en esta nueva andadura. Aunque no solo somos nosotras las que experimentamos confusión e indecisión, nuestras parejas y familia también experimentan un poco de caos a la hora de querer hacernos sentir mejor y comprendernos.

Por eso he redactado esta pequeña guía enfocada, especialmente, en los papás primerizos.

Mantener el máximo tiempo posible la tranquilidad de la mamá

Si la nueva mamá quiere que vayas a comprar, intenta que te redacte en una pequeña lista las cosas que debes comprar. Guarda esa lista como si fuera el mayor tesoro posible, porque no te gustará ver como se pone cuando llegues de la compra sin uno de los artículos que ella considera imprescindibles. Seguro que el que te has olvidado será el más imprescindible para ella.

Antes de salir del supermercado, escríbele un mensaje por si necesita alguna cosa más. Si luego en casa se da cuenta de que falta algo, aunque no te lo haya apuntado, tú serás el culpable por no haberlo previsto. Recuerda, por el bien de la mamá y, sobretodo, por el del bebé te interesa mantenerla relajada y alejada de las altas tasas de cortisol.

Intenta que se tome un descanso

Debes estar el máximo tiempo posible en casa, para satisfacer las necesidades de descanso de la mamá. Coge al bebé mientras ella toma una ducha de agua caliente, mantén las sábanas de la cama bien estiradas y frescas por si decide hacer una siesta con el bebé y recoge toda la ropa que se ha ido acumulando en el sofá, lavabo o habitación. Si no hay colada por recoger, ofrécete para planchar y doblar la ropa.

Toma una instantánea en cualquier mínima ocasión que se preste

apoyar psicologicamente a la mamaHaz una foto del bebé siempre que puedas, aprovecha cuando el peque está plácidamente durmiendo o cuando toma su primer baño. Si la mamá lo ha vestido para una ocasión especial, no dudes en inmortalizar ese momento.

Saca una fotografía de todo lo que haga el bebé y escríbele a la mama un mensaje de texto junto a la fotografía y felicítala por el gran trabajo que ha hecho. Utiliza un teléfono o tu móvil pero no desperdicies ni un solo momento, a las mamas primerizas les encanta ver fotos y más fotos de sus peques.

Cuando reúnas unas cuantas fotografías haz un boceto de mini álbum para que ella pueda leerlo mientras amamanta al bebé en las largas hora de pernocta.

Mantén la cocina impecable

Pon el lavavajillas a la mínima acumulación de platos, limpia las encimeras como si te fuera la vida en ello y no dejes ningún resto de comida en el mármol de la cocina. Las mamas disfrutan en los espacios limpios lejos de insalubridades nocivas para sus bebés.

Convierte tu habitación en un espacio confortable

Compra una botella de aerosol color ámbar de aproximadamente 100ml, rellénala con hidrosol orgánico de lavanda (agua de flores) o hidrosol de rosa orgánico, adorna la boquilla del difusor con algún detalle bonito y rocía todas y cada una de las esquinas de su habitación con esta agradable fragancia que has elaborado con cariño.

Pregúntale si quiere que impregnes su almohada con unas gotitas de fragancia para que pueda tener un sueño placentero y reparador.

No presupongas

Cuando ves a la mamá hacer alguna cosa, no asumas que puede hacerlo por ella misma, pregúntale siempre si necesita ayuda. Las mamás, y no solo las primerizas, siempre necesitan ayuda.

Presumir que lo que está haciendo, puede hacerlo sin tu ayuda es un grave gesto de desconsideración. Sabes que debes cuidarla…. Así que espabila!.

Consejo: pon un post-it en la nevera con una lista de tareas para que la mamá pueda ir escribiendo las cosas pendientes que quedan por hacer e intenta no demorarte en la realización de dichas tareas.

Ayúdala a mantener una dieta saludable

vinculo mama bebeRedacta una pequeña lista de sus alimentos preferidos saludables y entrégala a familiares y amigos, lo último que quieres es que la mamá se ponga nerviosa por recibir algún tipo de comida que tiene prohibido comer y que le encanta.

Si la mamá tiene prescrito algún tipo de restricción alimentaria, no olvides indicarlo en la lista que has creado, le facilitará mucho el trabajo a tus familiares y amigos. Cuando te ofrezcas a traerle algo de comer, recuerda siempre que debe ser algo que le gusta y, sobretodo, que pueda comer.

No dejes que la rutina te aleje de ella

Aunque es cierto, que el trabajo en casa desde la llegada del bebé es desbordante no permitas que la rutina y tus nuevas obligaciones te hagan desatender emocionalmente a tu pareja. Si tus nuevas labores han creado una pequeña brecha emocional entre tú y la mamá no pierdas más el tiempo, deja lo que estés haciendo y regálale esa cajita de bombones que le vuelven loca.

Recuerda que, aunque la mamá está dedicada en cuerpo y alma a su nuevo bebé, también necesita el confortable apoyo del papá.

Aprende a saber cuándo debes desparecer

Si eres atento, la mamá sabrá verlo y te lo agradecerá, pero para una mamá atender a algo más que no sean las necesidades de su bebé puede ser realmente agotador. Así que después de haber hecho todo lo que te hemos aconsejado aquí y estar a su lado siempre que lo necesite, si percibes que tu compañía y tus charlas empiezan a ser abrumadoras para la mamá, no dudes en desaparecer de la vista de la mamá sigilosamente.

Ten presente que la carga de cansancio de la mamá es muy grande, así que debes facilitar, en la mayor medida de lo posible, su descanso.