Antártida: Estación polar

antartida estacion-polar

Antártida: Estación Polar

Matthew Reilly

En un lugar remoto de la Antártida, compuesto de poco más de hielo, vientos huracanados y peligrosísimas grietas letales en el suelo. En un punto indeterminado de este vasto territorio se encuentra la estación Wilker y debajo de ella la misma puerta al infierno.

Todo empieza con la misteriosa desaparición de un equipo de buzos en una inmersión organizada desde la estación Wilker. Antes de desaparecer el equipo de buzos informa que han encontrado una especie de nave pero justo después se pierde contacto.

La estación Wilker emite un SOS y una unidad de reconocimiento comandada por Shane Schofield se dirige hacia la zona con el objetivo de asegurar la estación hasta que lleguen los refuerzos. Pronto averiguan que una unidad francesa se les ha adelantado con la intención de eliminar al personal de la estación y hacerse con el hallazgo.

Schofield deberá hacer frente a una batalla sin parangón, soldados franceses, una unidad británica y hasta incluso una sociedad sibilina americana que hará lo posible por eliminar cualquier prueba viviente de lo que allí ha sucedido.

Reseña:

Si vas a leer esto, prepárate para un viaje con testosterona que no te permitirá tomar un respiro hasta que leas la última línea. Será mejor que estés de humor para armas, balas y otra parafernalia militar, sin olvidarnos de las bestias asesinas que acechan debajo de la superficie de hielo. Una lectura que obliga al lector a darle un poco de rienda suelta a la imaginación a lo largo de toda la trama porque lo que estás a punto de leer trasciende lo creíble al límite (y más allá).

Está escrito en un estilo elaborado, que imprime un ritmo trepidante. Hay algunos matices que no me acaban de convencer: el lenguaje locuaz que en algunas ocasiones utilizan los personajes en acciones en las que lidian con la supervivencia me parece surrealista en exceso. Pero es una novela y en una historia de aventuras es relativamente norma encontrarte personajes con habilidades propias de un gato muy ágil a la hora de salvar la muerte.

Hay un excelente giro cerca de la mitad de la obra (que no voy a revelar) que mantiene la trama creíble, y la novela más cerca de un thriller. Mantiene el ritmo rápido y trabaja de forma excelente el suspenso, a través de una serie de recursos literarios y trucos: Hay suspenso, “momentos misteriosos” (esta es mi expresión para secuencias en las que el comportamiento de un personaje parece extraño para el lector hasta que, repentinamente, se hace evidente), “dilatación de tiempo narrativo” (recurso que amplía el tiempo que se necesita para narrar un evento y por lo tanto crea una tensión en tiempo real), restricciones de trama (restricciones externas que requieren que los lectores resuelvan un problema dentro de un cierto plazo) y algunos otros.

Otros libros de Aventuras:

Los lectores de Antártida: Estación polar también leyeron:

Furia

Jonathan Kellerman