Chicos que muerden

chicos que muerden

Chicos que muerden

Mary Mancusi

La historia empieza con la relación de dos hermanas, tan iguales en lo físico como diferentes en el carácter. Para una de las hermanas conseguir entrar dentro del circulo de la sangre es un mundo apasionante, en cambio, para la otra hermana salir del circulo puede suponerle la muerte.

Sunny McDonald no tiene ningún interés en los vampiros pero, tras la insistencia de su hermana,  decide acompañar a su hermana al club Colmillo donde espera encontrar a un puñado de frikis sádicos jugando a ser vampiros.

Una vez en el club, un tipo se acerca a Sunny y la confunde con Rayne, su hermana amante de los aquelarres de sangre. Este hombre muerde a Sunny en el cuello y Sunny comprueba de primera mano que quizás el juego no es tan juego, porque los dientes de este tipo, no son dientes…¡Son colmillos!.

Sunny solo tiene una semana de tiempo para poder revertir los efectos de la mordida, de lo contrario, se convertirá para toda la eternidad en un vampiro más.

Reseña:

Todo lo que Sunny McDonald desea es asistir diariamente a sus clases en el instituto, obtener buenas calificaciones y hacerse notar para que el chico más guapo, Jake Wilder, le eche el ojo. Pero cuando ella acompaña a regañadientes, a su hermana gemela Rayne, a un nightclub gótico, recibe por equivocación la mordedura de un vampiro. Rayne ha estado trabajando duro para convertirse en un vampiro y su mentor, que es vampiro, decide morderla colofón a su formación.

Pero el mentor no muerde a Rayne, sino que muerde a Sunny. Ahora, Sunny va camino de convertirse en un vampiro hasta la eternidad pero afortunadamente existe una cura, si ella llega a tiempo.

Ahora, Sunny, Rayne, y  Magnus ( el vampiro) inician una carrera contra reloj para neutralizar la mordida y poder retornar a Sunny a su amada vida convencional.

Es libro, básicamente, para un público adolescente. Es divertido, irreverente y ciertamente absurdo, de lectura muy rápida pero no se le puede pedir mucho más. Los giros de la trama son bastante flojillos, la caracterización de los personajes es demasiado superficial y la historia de amor parece muy forzada, a la vez que presumible.

Un trabajo entretenido, con un vocabulario bastante escaso y una historia cargada de tópicos de las leyendas de vampiros, que seguramente deje al lector más cerca de la indiferencia que de la satisfacción.

Otros libros de Vampiros:

Los lectores de Chicos que muerden también leyeron: