Fundación

fundacion

Fundación

Isaac Asimov

El alcance de esto es una obra de ciencia ficción enormemente imaginativa. La idea es crear un nuevo, y perfecto, Imperio Galáctico. El viejo se está muriendo, pero los nuevos imperios no pueden aparecer de la noche a la mañana; se necesitan años para que surjan las circunstancias correctas; se necesitan años para que todas las piezas encajen perfectamente en su lugar. La mente más brillante de la época, Hari Seldon  que ha usado su Psicohistoria increíblemente descabellada, pero increíblemente brillante, para predecir la fecha exacta en que caerá el Imperio. Ha utilizado este campo de la ciencia para predecir el futuro, y por ello puede alterar los acontecimientos, mucho después de su muerte, y guiar su incipiente civilización al poder.

El viejo Imperio se desmoronará en exactamente 300 años, por lo que manipula al cuerpo gobernante para enviarlo a un planeta remoto que, en un futuro próximo se convertirá en algo grandioso. Los colonos son todos científicos, con una finalidad preestablecida. Harry Seldon va a controlar el futuro desde la tumba; sabe lo que va a pasar, y sabe exactamente cuándo tiene que actuar la gente del futuro. Predijo que tomaría 1000 años para que el nuevo imperio naciera. Así que se les aparece en momentos reales de crisis a través de hologramas pre-grabados para guiarlos en la dirección correcta.

Reseña:

Es un libro tan bueno como innovador. Claramente define el género de la ciencia ficción y es fácil advertir que superproducciones como Star Wars y Star Trek utilizaron como referencia la Fundación de Asimov. ¿habrían existido sin ella? Los paralelismos son manifiestamente reveladores.

Es un libro visionario en el que todos los personajes son científicos y políticos; son poderosos e impulsivos; son singulares y contundentes en sus propósitos. Una cosa que no me gusta mucho de los personajes es que ninguno de ellos tiene realmente la oportunidad de desarrollarse y crecer a nivel personal, seguramente, porque ese no sea el propósito de esta historia. La idea es mostrar el desarrollo de una nación, de un imperio, a través de los siglos.

Asimov no es un gran estilista de la prosa, ni tampoco necesita serlo para el tipo de historias que quiere contar. Sin embargo, hay un entusiasmo sincero e infeccioso en su narración y una claridad, que hacen que la narrativa sea muy legible y entretenida; sin mencionar el humor ingenioso y sardónico en gran parte del diálogo. La escena en la que los ciudadanos de la Fundación esperan fuera de una bóveda para que un holograma de Seldon aparezca después de 50 años es realmente muy emocionante.

Otros libros de ciencia ficción:

Los lectores de Fundación también leyeron: