La caja del Mal

la caja del mal

La Caja del Mal

Martin Langfield

 

Cuando  a Robert le envían lo que parece ser una simple caja rompecabezas de cobre, él no tiene ni idea de que su vida está a punto de experimentar una transformación muy violenta. Esa noche misma noche, un conocido suyo se suicida en curiosas circunstancias; al día siguiente, un viejo amigo, le revela la existencia de una vieja arma que podría destruir toda la ciudad de Nueva York.

Robert se hace responsable de la búsqueda y destrucción de esta peligrosa arma. El arma está programada para explotar en siete días y Robert se someterá a una incansable búsqueda que lo condicionará tanto física como espiritualmente con el objetivo de adivinar las pistas que conseguirán frustrar la detonación. En una desesperada carrera contra reloj, Robert recorre las calles de Manhattan con la ayuda y guía de Terri una hermosa y extraña vidente atenazado por la mirada de unas fuerzas desconocidas que intentarán neutralizar sus intenciones.

Reseña:

Lo que Martin Langfield ha escrito es un rápido, inteligente thriller sobrenatural, predominantemente establecido en Nueva York con flashbacks de Cambridge y Londres. Se establece una filosofía oculta y esotéricas de prácticas religiosas dentro de la narrativa de una novela bien escrita que te mantendrá en vilo al lector, intentando adivinar qué sucederá a continuación.

Langfield combina el ocultismo, la historia, la religión, la mitología y un encomiable conocimiento de la ciudad de Manhattan, su arquitectura y  geografía para producir algo muy diferente a la típica “carrera contra reloj para detener el complot asesino en serie”.

Para quienes dicen haber encontrado el libro “difícil de leer” o incluso “aburrido”, considero que acercaron a la novela con expectativas equivocadas. Cuando leemos la caja del mal debemos tener claro que no estamos ante un clon del Código Da Vinci, los puzles de Dan Brown no son los mismos que los de LANGSFIELD.

Más libros de novela negra, misterio y suspense:

Furia

Jonathan Kellerman

Los lectores de La caja del Mal también leyeron: