¿Cuáles son los beneficios de las saunas infrarrojas?

¿Qué es una sauna infrarroja?

La luz infrarroja, que experimentamos como calor, es la parte invisible del espectro del sol. Aunque no podemos verla, podemos sentirla en el calor de la luz del sol en nuestra piel. La longitud de onda del infrarrojo – que es en lo que me centraré en este post – es altamente beneficiosa, penetrando profundamente en los tejidos para inducir un sudor desintoxicante.

Es muy segura sin contraindicaciones de hecho usa para mantener a los bebés dentro de la temperatura ideal en la cuna neonatal. Nuestros cuerpos también lo irradian de forma natural, por ejemplo, cuando tenemos las manos muy calientes estamos emitiendo calor infrarrojo, cuando tenemos las manos pegajosas también irradiamos unos 7 u 8 micras de calor infrarrojo.

Las saunas tradicionales húmedas y secas utilizan aire caliente para calentar el cuerpo, lo que significa que típicamente tienen que estar insoportablemente calientes para alcanzar niveles terapéuticos beneficiosos. Las saunas infrarrojas, por otro lado, penetran en los tejidos directamente, causando que el cuerpo sude a una temperatura ambiente más cómoda y asumible.

Beneficios de la sauna

Aumenta el metabolismo

La terapia de sauna infrarroja, es una terapia cardio pasiva porque aumenta tu ritmo cardíaco de una manera similar a lo que lo haría el ejercicio, las temperaturas altas pueden generan ritmos cardíacos similares a los alcanzados a menudo por ejercicio físico de moderada intensidad. Esto puede ser bueno pero en exceso también es peligroso, porque una exposición prolongada al calor puede ocasionar problemas cardiovasculares (más info)

Una sesión de 30 minutos quema cerca de 600 calorías, un estudio que se realizó en Canadá con pacientes que sufrían diabetes concluyó que los pacientes que recibían terapia de sauna infrarroja desarrollaron una facilidad superior en la disminución de la circunferencia de la cintura.

¿Cómo influye la hora de utilización de la sauna en el metabolismo?

En estados Unidos realizaron un estudio en la universidad de Binghamton en el que comprobaron que utilizar la sauna durante tres veces a la semana durante 16 semanas produce de media una pérdida del 4% de grasa corporal. Durante este estudio comprobaron que los pacientes que más grasa perdían eran los que utilizaban la sauna durante las últimas horas del día. Por lo que podemos intuir es que contra más tarde utilicemos la sauna infrarroja, más eficaz es.

Elimina de nuestro cuerpo los metales pesados, BPA, PCB y otras toxinas.

saunas infrarrojas para eliminar toxinas

Algunas personas dicen que la desintoxicación es una tontería porque nuestros cuerpos son perfectamente capaces de desintoxicarse sin ayuda. Aunque estoy de acuerdo en que nuestro cuerpo es inteligente y tiene una eficaz capacidad de desintoxicación innata, deberíamos tener en cuenta:

Cada persona tiene un promedio de 700 contaminantes en su cuerpo en un momento determinado.

Las empresas no están obligadas a estudiar los efectos a largo plazo de la salud de la mayoría de los productos químicos que fabrican, por lo que la mayoría de fabricantes no lo hacen.

Se estima que un 30-50% de la población americana experimenta la mutación genética MTHFR, que puede alterar los procesos naturales de desintoxicación natural de nuestro organismo.

Esperando que nuestros cuerpos manejen esos factores además de los metales pesados naturales como el plomo y las hojas de mercurio es como esperar una ama de llaves para mantener las cosas impecables con una banda de monos no invitados que viven en la casa.

Bajo estas condiciones si esperamos que nuestros cuerpos puedan eliminar todas las toxinas que los contaminan de forma natural, es como esperar que la mujer de la limpieza tenga nuestra casa impoluta con diez elefantes viviendo dentro de ella.

Nuestros sistemas de desintoxicación necesitan ayuda, y hay muchas maneras de hacerlo. La terapia de sauna infrarroja es una forma de ayudar a nuestro organismo en la eliminación de toxinas y, además, una vez nos acostumbramos a ella es muy fácil de implementar dentro de nuestra rutina diaria. Lo único que tenemos hacer es sentarnos dentro de ella durante 20-40 minutos y relajarnos.

Rejuvenecimiento de la piel

Uno de los beneficios más visibles que ofrece la sauna infrarroja es el tono y la calidad de nuestra piel. Las longitudes de onda del infrarrojo aumentan la producción del colágeno (que hace la piel flexible y resistente) y la elastina (que la hace más elástica), y también mejora la capacidad de nuestra piel para absorber los nutrientes que necesita.

Reduce nuestra edad biológica

Tenemos dos edades: nuestra edad cronológica (el tiempo real que hemos estado vivos) y nuestra edad biológica que hace referencia al envejecimiento a nivel celular.

La mayoría de nosotros hemos tenido la experiencia de sorprendernos al descubrir que alguien es mucho más joven de lo que habíamos imaginado, por ejemplo, cuando una persona que pensábamos que estaba cerca de los cincuenta y largos, resulta ser que en realidad tiene 45 años.

Muchos profesionales afirman que una de las principales causas del envejecimiento es el estrés. Sin embargo, aunque parezca paradójico el estrés no siempre es malo, el estrés a corto plazo puede ayudar a reducir un estrés a partir de la creación de resiliencia. Esto se debe, esencialmente, a que una exposición a corto plazo al estrés puede fortalecer los mecanismos de respuesta celular de nuestro organismo al estrés. Esto se llama estrés hormetico.

El ejercicio es un tipo de estrés hormetico, como también lo es el estrés calórico. Sentarse en una sauna crea estrés térmico, lo que hace que el cuerpo aumente su producción de proteínas de choque térmico, que ayudan a reparar las proteínas dañadas y proteger el ADN.

Las personas que viven más de 100 años, tienden a tener una mayor expresión de proteínas de choque térmico, que son las mismas proteínas que se producen en una sauna infrarroja.

Relajación y reducción del estrés

relajarse en una sauna infrarrojaNuestras vidas están típicamente llenas de estrés crónico. Desafortunadamente, a diferencia de las experiencias estresantes a corto plazo, que producen un aumento en el cortisol y una respuesta física (como huir) seguida de una reducción del cortisol después del evento, nuestros cuerpos permanecen en una fase de “alerta” durante horas, días e incluso a veces meses de forma permanente sin reiniciarse.

A veces nuestros cuerpos no pueden distinguir situaciones potencialmente peligrosas de situaciones no críticas, y por lo tanto reaccionan quedándose en estado de alerta permanente por si acaso.

Esto es un problema y ahora te voy a explicar por qué:

Experimentar de forma continua la acción y la respuesta puede ocasionar problemas de salud serios. El estrés continuo o de largo plazo puede alterar algunas funciones de nuestro sistema afectando a nuestro sistema inmune, alterando nuestros procesos digestivos y reproductivos, aumentando nuestra presión arterial y el riesgo de sufrir un ataque cardiovascular. Es decir, un estrés permanente nos hace muy vulnerables a enfermedades físicas y mentales.

Afortunadamente, podemos restablecer manualmente nuestra respuesta al estrés. El ejercicio es una manera de hacerlo y la terapia de sauna infrarroja es otra.

Cuando expones tu cuerpo al estrés calórico, tus niveles de cortisol (una indicación de estrés) típicamente permanecerán igual o incluso aumentarán. Sin embargo, cuando se quita el estrés al salir de la sauna, los niveles de cortisol caerán inmediatamente (el estrés ha desaparecido).

Esta escalada y posterior bajada ayuda a nuestro cuerpo a familiarizarse con las subidas y bajadas generando relajación en cada ciclo.

Relaja el músculo fatigado

El calor infrarrojo penetra en los músculos y las articulaciones doloridas, aumentando el flujo de los alimentos (glucosa, aminoácidos, ácidos grasos, y oxígeno) en la zona muscular afectada mientras elimina el ácido láctico y otros subproductos metabólicos.

Mejora la función cognitiva

Crea un factor neurotrófico derivado del cerebro (FNDC), que estimula la neurogénesis (el crecimiento de nuevas células cerebrales) y protege las neuronas existentes de los daños

Aumenta significativamente los niveles de norepinefrina, una hormona que apoya el enfoque y la atención.

Aumenta la “prolactina, una hormona que fomenta el crecimiento de la mielina (el aislamiento alrededor de las fibras nerviosas en el cerebro), que determina la rapidez con que funciona el cerebro”.

Mejora nuestra salud cardiovascular

Como mencioné anteriormente, la terapia de sauna infrarroja es una terapia cardio pasiva porque, la exposición a altas temperaturas aumenta nuestra frecuencia cardiaca a niveles similares a los que se consiguen con la realización de alguna práctica deportiva

Los efectos cardiovasculares de la sauna infrarroja están relacionados con la reducción de la presión arterial, y hay muchas razones para creer que sus efectos son positivos para la calidad de nuestros vasos sanguíneos.

Ayuda a nuestra función inmunológica.

Durante una sesión de sauna infrarroja, los glóbulos blancos aumentan en nuestro torrente sanguíneo, lo que significa un aumento de las defensas naturales de nuestro cuerpo para combatir la enfermedad.

Favorece a la calidad de nuestro sueño

Según la Asociación Americana del sueño, el uso de la sauna infrarroja aumenta la conciliación del sueño profundo.